Soy un fan de Star Wars, y por supuesto ya vi el episodio VIII “Los Últimos Jedi”. Lo que más me gusta al ver las películas es meditar en todas las verdades bíblicas que se hacen evidentes y necesarias a través de la historia y el mundo de esta saga. En este caso pienso en las críticas que muchos fans le han a la película, y una crítica común tiene que ver con la debilidad y la apariencia de derrota que tiene Luke Skywalker. Para muchos fans Luke debió haber sido el salvador que siempre fue, un Jedi poderoso, balanceado, fuerte, firme, que no se deja derrotar fácilmente. Pero lo que encontramos en la película es a un Luke derrotado, pesimista, desanimado, y la razón de todo ello es que finalmente él no pudo evitar la aparición del lado oscuro nuevamente, tanto en otros como en sí mismo.

Ese es el eterno ciclo de Star Wars y de todas las historias que tratan de la lucha del bien y el mal. El mal está reinando, aparece un héroe que vence el mal y muchos años después vuelve nuevamente a aparecer el mal. La frustración de Luke es completamente entendible, se suponía que él iba a traer balance a la fuerza, se suponía que iba a cumplir la profecía, y ahora nuevamente surge el lado oscuro y él no puede evitarlo. ¿Qué hace falta para que verdaderamente el bien venza al mal? ¿Qué hace falta para asegurar paz y justicia para siempre?

La salvación efectiva del evangelio

El cristianismo es la única creencia que tiene la respuesta. Es la única religión en la que hay una forma real en la que el bien vence al mal, y asegura que personas van a ser salvas. La forma radical y única que propone el evangelio de Jesucristo es lo que llamamos “sustitución”. La razón por la que el evangelio salva de manera efectiva es porque una persona perfecta tomó el lugar de aquellos que creen en Él, de manera que todo lo que esa persona perfecta es, es transferido a personas imperfectas para asegurar su salvación. Es como si Luke Skywalker, no solo hubiera vencido al Emperador y a Darth Vader, sino que además hubiera dado su vida para transferir su capacidad de vencer el lado oscuro a otros, de manera que por la justicia, la firmeza y la bondad de Luke, otros fueran salvos del lado oscuro, y preservados en la luz para siempre. Eso es lo que hizo Jesucristo, tomar nuestro lugar y transferir a nosotros todo lo que Él es: Su justicia, Su santidad, Su nueva vida al resucitar… De manera que los que creemos en Cristo somos contados en Él. Y por eso nuestra salvación es segura, porque Él ya venció al pecado por nosotros.

En la mente humana eso no cuadra, porque cada uno debe ganarse su salvación, cada uno debe lograrlo de manera personal, de lo contrario solo uno sería el héroe, pero la realidad es que todos quieren ser héroes. Por eso es que siempre va a continuar el mismo ciclo, eternamente, apareciendo un héroe que salva el día, pero no es capaz de salvar verdaderamente, sino solo en una manera temporal. Y el vacío de Luke continuará, porque no hay forma de evitar el mal.

Jesucristo tomó nuestro lugar y transfirió a nosotros todo lo que Él es: Su justicia, Su santidad, Su nueva vida al resucitar… De manera que los que creemos en Cristo somos contados en Él. Y por eso nuestra salvación es segura, porque Él ya venció al pecado por nosotros.

El evangelio es fascinante, es la verdadera solución al dilema humano, es el verdadero camino a la salvación, salvación eficaz, eterna, real… a través de un gran Rey que se dio por nosotros, tomando nuestro lugar, entregándose a Sí mismo en sustitución para que nosotros pudiéramos gozar de todo lo que Él es, y así salvarnos. Y un día ese Rey volverá, y entonces la tierra experimentará verdadera paz y justicia. Gracias a Dios nuestra esperanza no está en un héroe débil, sino un Mesías que verdaderamente es capaz de salvar.

Foto: http://www.starwars.com/films/star-wars:-the-last-jedi-gallery

Total
23
Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*